Me dirijo a vosotros como abogado en el ejercicio de mi profesión después de que a lo largo de varias décadas, y por verdadera afición, haya resuelto más de un entuerto en este mundo que nos apasiona como es el de la caza. Quiero agradecer el privilegio de acceder a este maravilloso mundo a mi familia, hermanos, amigos y a los que estaré eternamente agradecido.

Ahora estoy feliz, al hacer de mi pasión mi profesión. Y es que es cierto que el disfrute del cazador en plena naturaleza, rodeado de amigos y buena gente y con las oportunas bebidas y viandas hacen difícil mejorar esos momentos.

Durante todo este tiempo, he podido contemplar la evolución que ha sufrido la actividad cinegética hasta nuestros días, pudiendo comprobar que a pesar de estar cada vez más arraigada y ser un sector económico al alza, sufrimos constantemente la burocracia de la administración pública.

Nos encontramos con contratiempos y adversidades a la hora de legalizar todo lo necesario para el ejercicio de este apasionante deporte.

Por todo ello, he dedicado gran parte de mi vida como aficionado y abogado, a estudiar los motivos que originan dichas dificultades, estudiando cuidadosamente los diferentes aspectos jurídicos que ayudan a dar soluciones justas y rápidas al cazador y su entorno.

Ese es el motivo por el que nace  www.defensadelcazador.com

Ignacio Rodríguez Orti